« Electro-disgusting es una corriente artística, performántico-musical, con un objetivo: molestar y no dejar indiferente a una sociedad saturada de información ».

«Las Bistecs» son las precursoras de esta corriente y se enfocan a un público especializado y avanzado.

En el desarrollo del electro-disgusting intervienen diferentes disciplinas artísticas y el colectivo de «Las Bistecs» auna conocimientos individuales consiguiendo que cada producción tenga más profundidad y llegue a más gente.

“No sabemos cantar,
no sabemos bailar”.

El humor es el vehiculo para hacer llegar el mensaje y las letras retratan experiencias vividas en primera persona, realidades sociales que perduran y son dignas de una dictadura y surrealismo personal líquido.
“Parecemos Reyes Magos.”

La estética es un factor clave de
«Las Bistecs» y siempre se encuentra entre el exceso y el brillo.

En todo momento del desarrollo de vestuario han contado con el apoyo y supervisión de profesionales de la moda que las han guiado hacia la lycra y el lurex.

“Ahora toca mover el body.
Esta canción tiene ritmo tropical”.

Cada canción es de un claro estilo diferente y es porque cada concepto necesita un beat distinto para perforar los tímpanos de los entrecots y no dejar indiferente a los haters.
“Os prometemos una cosa:
electro-disgusting”.

El ecosistema natural del electro-disgusting es el show y en éste es muy importante la interacción con el público.
La puesta en escena incluye la improvisación, el error y mucha actitud.

“Somos hijas del siglo XXI”.

Otro landscape visual muy importante son los videoclips, dónde el universo excéntrico de «Las Bistecs» se manifiesta en su plenitud máxima.

La nostálgia visual se transmite con cada fotograma y el leitmotive es jugar entre lo vulgar y lo noble.

Las provocaciones audiovisuales ayudan a perpetuar las canciones en la red.

Sin colaboradores, humor, amistad y lo absurdo este proyecto nunca hubiera sido posible.

▽ Las Bistecs ▽